El reiki es un tipo de terapia muy antigua, de hecho, se han hallado referencias a esta práctica en manuscritos en lengua sanscrita de hace doscientos mil años.
La técnica más utilizada y difundida en el mundo es el sistema USUI, este nombre deriva del su fundador, el monje y médico holístico, Mikao Usui, el cual vivió en Japón al final del siglo XIX.

El método USUI ha sido transmitido ininterrumpidamente en todo el mundo, por los Fundadores a los maestros que le han sucedido hasta llegar a nuestros días.

Es una técnica de sanación muy sencilla de aprender que puede enriquecer nuestras vidas cotidianas, hasta llegar a hacernos alcanzar la armonía interior. Nos ofrece una visión más amplia de las diferentes partes de la experiencia humana, es decir la física, la espiritual y la mental. Por todo lo dicho el Reiki representa el bienestar físico, tiene efectos positivos sobre el equilibrio emotivo y espiritual, además puede ser practicados a todo tipo de persona y de cualquiera edad, que estén en salud para mantener el bienestar físico o que estén enfermas para rencontrar el equilibrio vital.

La palabra Reiki es japonesa y está formada por dos silabas, REI-KI, la primera significa aspecto cósmico y universal de la energía y la segunda fuerza vital de la energía, que fluye en todos los seres vivos y que todo el mundo posee.

En nuestro día-día estamos sumergidos en el KI y lo utilizamos en cada actividad, por lo tanto, es necesario crear KI todos los días, llevando un estilo de vida saludable, en contacto con la naturaleza y con nuestra interioridad, practicando al mismo tiempo la oración y la meditación.

El estilo de vida que tenemos nosotros los occidentales, se caracteriza por el estrés físico y emotivo, y muchas veces no nos permite recargar pilas y esto causa problemas físicos, emotivos y mentales.

El Reiki puede ser utilizado para recargarnos de energía vital, para reforzar nuestro sistema inmunológico y alejar las enfermedades, al mismo tiempo ayuda a resolver problemas diferentes, tratándolos de forma holística, es decir considerando el ser humano de forma integral.

Los objetivos del Reiki son:

  • Equilibrar la energía del cuerpo
  • Aumentar la autoconciencia
  • Relajar y reducir tensiones
  • Aliviar los síntomas y sanar enfermedades
  • Reequilibrar las glándulas y sus funciones
  • Aliviar el sufrimiento
  • Desbloquear los sentimientos escondidos
  • Eliminar las toxinas

Como funciona el Reiki?

A través de un ritual de iniciación, la activación del ‘canal reiki’ se accede a la energía vital universal para donarla a otro ser receptor, por medio de las manos; el operador Reiki así recibe por parte del maestro la sabiduría. Durante el tratamiento la persona obtiene la energía vital y universal, por eso se notará inundada por una sensación de relación y abandono y absorberá la energía de sanación de la que tiene necesidad.

“Hasta que no conozcamos la condición de armonía interior, podemos como mucho libraros de la enfermedad, ya que la armonía interior es el principio de la salud. Pero hay que favorecer la armonía interior”(PARACELSO)

Condividi...Share on FacebookEmail this to someoneShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn